30 noviembre 2006

Ōda a la oportunidād

Ni perdōn ni grācias ni tōdo lo contrārio. Ēsta ilusiōn māl contenīda me hā acabādo superāndo. Nō hāi brīndis en el mūndo que puēda celebrār lo mūcho que te hē añorādo, ni barbūdos filōsofos lōgicos que puēdan describīr los rigurōsos procedimiēntos argumentatīvos que hēmos tenīdo que seguīr para volvēr a dārnos ēste abrāzo. Ēs hōra de mirārnos de nuēvo la māno, i descubrīr que la mārca de los lāzos de antāño todavīa nō se hā borrādo.
Que todavīa seguirā brillāndo.

1 comentario:

escandar dijo...

desde el desván de un pisito en el centro de madrid, este escrito con forma de saludo, con manejo de volveré a pasarme por aquí, por acá que dirían los argentinos.
calamaro responde con palacios de flores y su voz,
esa voz
que es rasgarras y acordesatino.
un abrazo, señor, desde la capital
hasta el centro del world express 5.o.